Un encuentro amoroso

marzo 18, 2009 § 2 comentarios


manos-boda

Erase unas vez que se era, que un 10 de noviembre de 2007 se encontraron frente a un castillo un principe rubio y fuertecito y un pequeño principe con alguna arruga. Se miraron a los ojos, unos azules y otros marrones, y se juraron amor eterno frente a las autoridades pertinentes. El enorme séquito que los acompañó en el juramento comenzó a aplaudir mientras los príncipes enseñaban con orgullo sus alianzas de bodas. Familiares, amigos y agregados comenzaron a festejar  la unión con buenos vinos, buenas comidas y buen baile que duró más allá de la madrugada hasta que ya cansados se retiraron a sus aposentos.

Fue ese el día de su décimo aniversario y ese el día que juntaron sus almas para siempre.

La felicidad siempre termina acompañando a los cuentos de hadas y caballeros. La felicidad, fruto del constante trabajo que hace el amor, siempre nos ha acompañado. Hay felicidad, hay amor y hay familia. Hay también espacio para unos hijos.

panoramica-boda

Anuncios

Etiquetado:

§ 2 respuestas a Un encuentro amoroso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Un encuentro amoroso en .

Meta

A %d blogueros les gusta esto: