Tengo que aprender.

octubre 11, 2013 § 2 comentarios

Imagen

Uno piensa que se hacer experto en esperas cuando ha vivido ya unas cuantas pero no es así. Las esperas personales se pueden hacer livianas cuando se aprende a relativizar sus consecuencias pero cuando se espera por otro, cuando es por un hijo, cada nuevo plazo se convierte en un pellizco que aunque no hunde, sí toca y hace un daño al que uno no se acostumbra porque no sabes si será el último. Tengo que aprender. Ya me pasó antes.

La espera de la nueva operación de Martín, le pondrán un implante coclear, está empezando a resultarme difícil. Uno sabe que no debe considerar definitivas las fechas programadas pero cuando estas se retrasan varios meses el número del día empieza a convertirse en infinito. Tengo que aprender. Ya me pasó antes y el día llega.

Martín es un niño prodigioso, libre, despierto y cariñoso y necesito decírselo. Yo sé que el sabe que lo pienso y con sus ojos lo oye, pero tengo ya ganas de decirle lo mucho que lo quiero. Que lo queremos. Quiero contarle muchas cosas y que las disfrute. Tengo que aprender. Ya me pasó antes y el día llega. Está bien.

Martín, la Seño Pequitas y las diferencias.

septiembre 23, 2013 § 8 comentarios

diferente

Martín se despierta cada día señalando sus zapatos porque quiere irse pronto a la guarde. Quiere estar con sus amigos y con la Seño Pequitas en su paraíso personal donde todos los niños gritan ¡Martín! cuando le ven. Él aún no puede oírlos ni puede gritar sus nombres pero pronto lo hará, mientras tanto y como respuesta, no para de abrazarlos y jugar con ellos.

Todos somos iguales cuando somos pequeños y es creciendo cuando nos vamos creando diferencias. Martin es el campeón de las diferencias, las suyas y las que le impondrán, pero también es el campeón de las sonrisas y somos nosotros los que tenemos que intentar enseñarle que las exclusiones, con las que se encontrará a lo largo de su vida, se combaten con palabras y sonrisas.

En todos nuestros procesos hemos encontrado personas maravillosas que nos han ayudado a que Martin sonría sin parar, sus logopedas, sus doctores, sus farmacéuticas, sus seños… y sobre todo la Seño Pequitas. Todos hacen que él cada día viva más seguro y se sienta especial. Queremos que esto siga así. Queremos que siga creciendo feliz con sus diferencias y que sea un adulto orgulloso de ellas para que siga despertándose cada mañana queriéndose poner los zapatos para comenzar un nuevo día.

Gracias a todos de parte de Martín. Gracias Seño Pequitas por haber entendido que todos podemos aprender de las diferencias.

Medicina familiar

agosto 26, 2013 § 2 comentarios

tunel

Cuando pasan cosas malas y la tristeza se invita a casa, hay que llenar de familia el salón, la cocina y hasta el baño; solo de esa manera la tristeza se siente incómoda y se larga sin avisar.

Gracias a todos los que me dais la medicina de los besos y la risa cada día para seguir sintiendo la suerte de ser una gran familia. Gracias a todos, incluso a los que no sabéis que habéis estado ahí.

Ya ha pasado, ya se ha ido. Y por favor no la llames, que no queremos que vuelva. Gracias.

¿Con papá o con papi?

agosto 14, 2013 § Deja un comentario

pregunta

Entre las preguntas maliciosas que nos hacían de pequeño se encontraba aquella de: “¿A quién quieres más a papá o a mamá?” La pregunta, que nunca entendí bien, me dejaba siempre un poco pensativo y tardaba un rato en contestar. “A los dos”, era la respuesta correcta y la que hacía que sonrieran las señoras amigas de mamá, que eran las que solían preguntar, por mucho que dudase que aquella era la respuesta real. Esta era una pregunta que ya no se hace, el tiempo ha conseguido borrarla por impertinente, ya que pretendía dividir el cariño de un niño a sus padres, y por inútil porque la respuesta por ser forzada era casi siempre inexacta. Las preguntonas se quedaron sin la pregunta invasora y se vieron en la obligación de inventar otras.

Una de esas preguntas que hoy sustituye a la impertinente es; “¿Y con quién de los dos hace más?” Esta es más políticamente correcta ya que desvía la responsabilidad de la elección del niño e implica a los padres de manera que lo que realmente se pregunta es quién de los dos se dedica más al cuidado del pequeño. La respuesta, que se le pide a los padres, no puede ser falseada y requiere de una explicación. “Con Fulanito, que es quien  lo recoge por las mañanas del colegio y lo lleva a furbito”. “Con Menganita, que lo lleva a la guarde y después juega toda la tarde con él”.

En todos los estudios realizados sobre homoparentalidad siempre ha destacado el alto grado de conciliación que se produce en estas familias. El intento de estar el mayor tiempo posible con los hijos así como la división real de las tareas hace que la familia las puedan realizar conjuntamente o de forma equilibrada. En nuestras familias nos gusta educar a nuestros hijos más allá de llevarles a furbito o recogerlo de la guarde. Intentamos que no existan las tareas de cada uno y que las tareas sean de todos. A nosotros nos funciona. La respuesta a la pregunta: “¿Con quién hace más, con papá o con papi?” es , y en nuestro caso no es una respuesta falseada, “ Con los dos”.

Vacaciones de una familia Homoparental

agosto 7, 2013 § Deja un comentario

playa
Yo presumo de playa familiar, la mía lo es y lo ha sido así de toda la vida. La playa en la que yo veraneo desde que era más pequeño que Martín es playa de carritos, de paseos por la orilla y de reuniones y comidas en la arena. De familias y amigos que se encuentran año tras año. De pandillas de toda la vida y para toda la vida.
Ahora somos nosotros de los del carrito. De los que suben y bajan la avenida principal sin tener otra cosa más que hacer que “disfrutar” del mismo paseo día tras día. De los que compran las patatas y el pan en el mismo sitios y de los que hacen cola en la farmacia para comprar los cereales del pequeño.

Siempre somos los mismos los que nos encontramos en el paseo cada tarde en el camino hacia la playa y el paseo posterior y nos reconocemos, a los padres y a los peques. Ya saben que los dos somos los papis de Martín. Los primeros días podrían pensar que éramos solamente amigos, pero ya saben que somos sus padres. Siempre juntos, siempre pendientes del niño, hablando de las cosas cotidianas incluso discutiendo por tonterías, las mismas tonterías por las que ellos discuten. Ya somos de los del carrito, del paseo de arriba y abajo.

Mi playa es familiar y desde que Martín llegó es un poco más familiar. Suponemos que no somos la única familia homoparental que veranea con nosotros, nos gustaría conocerlas, pero sí somos la única que hace el paseo, como una familia más, de una playa familiar de toda la vida.

¿Quién soy yo para juzgar a los gais?

julio 30, 2013 § Deja un comentario

francisco
Francisco es el papa que quiere ser humano y cercano. Francisco es papa y sabe que eso no es posible.

Hoy hemos sabido que Francisco es un papa que no quiere juzgar a los gais (las lesbianas parece que no existen para él), si se acercan al Señor, tienen buena voluntad, y no pertenecen al “lobby” de esta “tendencia” (a los que compara con los lobbys de los avaros, los políticos y los masones).
Francisco no quiere que nos agrupemos o nos asociemos para luchar por nuestros derechos. No tiene problemas en “integrarnos en sociedad” de manera individual para no “marginarnos” pero sin embargo no quiere que formemos grupos porque no nos quiere enfrente como presión (no debe pensar que él dirige uno de los mayores grupos de presión que pueda existir). Se le olvida al papa que gracias al trabajo que han realizado en los últimos años las asociaciones LGTB y nosotros mismos, hemos conseguido grandes avances en la normalización de nuestra realidad sin tener que aceptar la caridad cristiana que pretende aceptarnos en su seno para no ser unos marginados con necesidad de integración. Es cierto que los avances no se han conseguido en todos los países y queda mucho trabajo por hacer, pero está claro que la iglesia nunca ha ayudado a derribar estas barreras de desigualdad. Este trabajo es nuestro, con o sin lobbys. No es el suyo, porque no es con caridad como se consiguen derechos.

Gracias Francisco pero no necesitamos su ayuda. Y su juicio, personalmente, me importa poco.

Las madres buenas.

julio 20, 2013 § Deja un comentario

embarazo

Las madres buenas son aquellas que tienen un hombre al lado. Las madres buenas son esposas y compañeras. Las madres buenas son las que copulan con sus maridos aunque esto no sea lo que les lleve a ser madres. Estas son las mujeres que son buenas madres, esposas de hombres con los que copulan. Estas son las que deben ser madres y ya está. Si usted es mujer soltera o no copula con hombres no debe ser madre. Eso piensa el Gobierno de España, que dejará fuera de los tratamientos de fecundación, alegando cuestiones de recorte presupuestario y no ideológicas, a las mujeres que son mujeres sin hombre.

La necesidad de ser madre o padre es una necesidad personal que se puede vivir en solitario o en pareja, en cualquier forma de pareja. Esta es la realidad en la que viven muchas familias de una manera feliz y plena, en España y en el resto del mundo. Puede gustarnos o no esta realidad, podemos defenderla o atacarla, pero si oficialmente ayudamos a algunas parejas a tener hijos y negamos la ayuda a otras formas de familia estamos discriminando. Este Gobierno cobarde nunca va a reconocer que nos discrimina, que quiere hacerlo siempre que puede y que les gusta hacerlo. Y nunca van a reconocer que nuestras familias no les gustan porque no son familias como las suyas, con madres buenas como dios manda.

Las familias se forman por amor, la madres y padres lo son por amor y el amor encuentra siempre su camino para hacer realidad su deseo. Lo sentimos señores del Gobierno, con o sin su ayuda vamos a seguir formando nuevas familias que no son de su agrado. Vamos a seguir siendo, y cada vez más, buenos padres y buenas madres.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría familia en .