Martín, la Seño Pequitas y las diferencias.

septiembre 23, 2013 § 8 comentarios

diferente

Martín se despierta cada día señalando sus zapatos porque quiere irse pronto a la guarde. Quiere estar con sus amigos y con la Seño Pequitas en su paraíso personal donde todos los niños gritan ¡Martín! cuando le ven. Él aún no puede oírlos ni puede gritar sus nombres pero pronto lo hará, mientras tanto y como respuesta, no para de abrazarlos y jugar con ellos.

Todos somos iguales cuando somos pequeños y es creciendo cuando nos vamos creando diferencias. Martin es el campeón de las diferencias, las suyas y las que le impondrán, pero también es el campeón de las sonrisas y somos nosotros los que tenemos que intentar enseñarle que las exclusiones, con las que se encontrará a lo largo de su vida, se combaten con palabras y sonrisas.

En todos nuestros procesos hemos encontrado personas maravillosas que nos han ayudado a que Martin sonría sin parar, sus logopedas, sus doctores, sus farmacéuticas, sus seños… y sobre todo la Seño Pequitas. Todos hacen que él cada día viva más seguro y se sienta especial. Queremos que esto siga así. Queremos que siga creciendo feliz con sus diferencias y que sea un adulto orgulloso de ellas para que siga despertándose cada mañana queriéndose poner los zapatos para comenzar un nuevo día.

Gracias a todos de parte de Martín. Gracias Seño Pequitas por haber entendido que todos podemos aprender de las diferencias.

Anuncios

Vacaciones de una familia Homoparental

agosto 7, 2013 § Deja un comentario

playa
Yo presumo de playa familiar, la mía lo es y lo ha sido así de toda la vida. La playa en la que yo veraneo desde que era más pequeño que Martín es playa de carritos, de paseos por la orilla y de reuniones y comidas en la arena. De familias y amigos que se encuentran año tras año. De pandillas de toda la vida y para toda la vida.
Ahora somos nosotros de los del carrito. De los que suben y bajan la avenida principal sin tener otra cosa más que hacer que “disfrutar” del mismo paseo día tras día. De los que compran las patatas y el pan en el mismo sitios y de los que hacen cola en la farmacia para comprar los cereales del pequeño.

Siempre somos los mismos los que nos encontramos en el paseo cada tarde en el camino hacia la playa y el paseo posterior y nos reconocemos, a los padres y a los peques. Ya saben que los dos somos los papis de Martín. Los primeros días podrían pensar que éramos solamente amigos, pero ya saben que somos sus padres. Siempre juntos, siempre pendientes del niño, hablando de las cosas cotidianas incluso discutiendo por tonterías, las mismas tonterías por las que ellos discuten. Ya somos de los del carrito, del paseo de arriba y abajo.

Mi playa es familiar y desde que Martín llegó es un poco más familiar. Suponemos que no somos la única familia homoparental que veranea con nosotros, nos gustaría conocerlas, pero sí somos la única que hace el paseo, como una familia más, de una playa familiar de toda la vida.

Volver a nacer.

julio 18, 2013 § Deja un comentario

ciudad

Esta semana hace dos años que Martín llegó a casa y hoy, dos años después, estamos de nuevo en la ciudad donde le conocimos y de donde él viene.

Mañana nos encontraremos con aquellos que con tanto amor lo cuidaron antes que nosotros y que tanto lo echan de menos y les contaremos muchas historias de Martín. Les contaremos que Martín es un campeón que en los últimos meses se ha enfrentado a muchas batallas, algunas las ha ganado y otras van a tardar en ser victoria, pero lo serán. Ha ganado la lucha por tener un corazón sano y sigue preparándose para ser un guerrero sordo en un mundo sonoro. Pronto tendrá un arma que le ayudará a comprender nuestro mundo del ruido y con el que aprenderá a hacer los ruidos que nos ayudan a comunicarnos. Nosotros estaremos a su lado para que la batalla de la incomunicación auditiva sea vencida y utilice lo que nosotros llamamos palabras para decirnos lo que él siempre ha sabido comunicar a su manera.

Mañana las otras familias de Martín volverán a sentirse unidos a Martín y volverán, cuando nos vayamos, a echarle de menos. Él es el mismo niño pero no es el mismo. Ama igual, ríe casi igual y tiene la misma vitalidad. Pero él ya sabe cuál es su familia. Él ya sabe quién es papá y quién es papi. Y aunque siempre fue un niño feliz, ahora sabe con quién quiere compartir su felicidad.

Mañana Martín vuelve a nacer, una vez más. Una de sus muchas veces.

 

 

Navidad Homoparental en familia

diciembre 7, 2011 § 3 comentarios

Este año, como llevamos haciendo varios años ya, nos juntamos las familias homoparentales en el Ateneo de Valencina de la Concepción con motivo de nuestra comida de Navidad. Somos much@s l@s que nos reunimos para ponernos al día sobre cómo han cambiado nuestras familias en los últimos meses, contarnos nuestras experiencias y para plantear los temas del Encuentro de Familias de Andalucía que organicemos en 2012. En esta ocasión la quedada es el domingo 11 de diciembre. en el Ateneo que está en la calle Duero, nº 32 de Valencina de la Concepción. Os esperamos a tod@s sobre las 12:00h y a las 13:00h comenzará el cuentacuentos para los pequeños.

Así que si tenéis, o no, familia y os interesa pasar un día magnífico con nosotr@s no faltéis a la cita, estáis tod@s invitad@s a compartir con nosotros nuestra particular Navidad Homoparental.

Nos vemos.

P.D. Llevaremos la comida entre tod@s, así que estaremos encantados de probar vuestras especialidades culinarias.

Nuestro futuro depende de nosotros y de vosotros

noviembre 18, 2011 § 1 comentario

El día 20 de noviembre, pasado mañana, se sortea nuestro futuro en las urnas.

En democracia, los ciudadanos eligen su futuro acudiendo a las urnas para dar su voto de confianza a aquellos que creen que les van a ayudar a tener una vida mejor, a ellos y a sus familias. En democracia todos tenemos el mismo arma para defender nuestros derechos. Un sobre y una papeleta. O al menos eso es lo que pensamos. En esta elecciones  sabemos qué va a pasar si votamos a algunos partidos, en sus programas nos incluyen y nos defienden, pero no sabemos que puede pasar si votamos a otros, aunque lo podemos imaginar y no es bueno. Puedo entender que para muchos que no tengan un amigo, familiar o conocido homosexual, la ley de matrimonio igualitario no sea un valor de peso a la hora de ir a votar. Pero para todos aquellos que de alguna manera están ligados con alguna persona que, seguramente, van a ver destruidos sus derechos, los invito a que voten por aquellas formaciones que garantizan la felicidad futura de los homosexuales y sus familia. El amor construye sociedades sanas. Las familias construyen sociedades más humanas y justas. No destruyamos familias votando a aquellos que nos nos incluyen en sus pensamientos y sus programas electorales.

El próximo 20 de noviembre os pediría que a la hora de votar penséis que existen familias que están en peligro y que vuestro voto podrá destruir parte de la felicidad de las que ya existen. Y aunque como ya comenté en otra ocasión, nuestro amor nunca será destruido, nuestro futuro depende de nosotros y de vosotros.

Las familias en peligro, nuestro amor no.

noviembre 9, 2011 § 4 comentarios

Mi marido, mi hijo y yo formamos una familia en peligro. Desde algunos grupos políticos y religiosos quieren destruir nuestra unidad familiar. Una unidad familiar basada en el amor, el cuidado y el respeto, que son los elementos fundamentales para que la sociedad crezca de manera sana.

Algunos políticos y religiosos piensan que no es normal que existan modelos de familias diversos. Piensan que el amor tiene solo una forma, la de ellos precisamente, y no se aventuran a pensar que existen otros modelos de vida y otras formas de interpretar el amor y la familia. Rechazan estas opciones e intentan destruirlas. Estas personas piensan que los hogares deben estar formados por un padre, una madre y varios hijos, en este orden. Estas personan viven de espaldas a la realidad si no contemplan la posibilidad de que existan familias monoparentales (las formadas una madre o un padre y sus hijos), familias homoparentales (las formadas por dos madres o dos padres y sus hijos) o familias que estan formadas por abuelos y nietos, familias que se forman como resultado de un divorcio con nuevos padres, madres y hermanos… y otras realidades familiares. En la sociedad actual somos diversos de la misma manera que es diversa nuestra forma de comprender el amor y nuestras circunstancias. Por eso existen familias diversas. Por eso pensar que el modelo planteado por esos políticos y religiosos es el único válido es erróneo.

Invito a estas personas que no piensan como nosotros y que no nos respetan a que se asomen a nuestras vidas, que convivan con nosotros, que nos les de miedo acercarse a otras realidades y así comprenderán que el concepto universal de familia se refleja es todas estas opciones. Invito a estas personas a que miren la cara de felicidad de mi hijo al despertarse, a que vean como mi marido le acuna para que duerma y como yo le preparo su ropita y le corto las uñas y descubran que todo el cuidado que se necesita en un hogar puede estar en todo tipo de hogares. Les invito a que acudan a alguna de nuestras reuniones de familias homoparentales y a que nos escuchen, a nosotros y a nuestros hijos y podrán entender que están equivocados al pensar que nosotros formamos parte de unas familias a las que hay que atacar, a las que hay que eliminar, a las que hay que destruir.

Le invito a que reflexionen antes de atacar porque aunque intenten poner nuestras familias en peligro nunca podrán destruir el amor que nos une. Las familias están en peligro, nuestro amor no.

Contemplar a mi hijo

septiembre 15, 2011 § 3 comentarios

Me gusta contemplar a mi hijo cuando duerme, me gusta acercar la nariz a su piel y oler profundamente. Me gusta sentir que se encuentra bien, que se siente bien en su cuna, en su cuarto y en su casa. Me gusta oler esa paz.

Antes de dormirme, después de que mi marido o yo le hayamos dado su última toma, me gusta entrar un ratito en su cuarto y mirarle en silencio. Él descansa de sus juegos, que cada vez son más, y suspira o se estira dejándome participar un poco de lo que deben ser sus sueños. Yo no sé que puede soñar un bebé, el otro día me lo preguntaba un amigo, pero espero que los sueños de Martín sean buenos y felices. Supongo que soñará con nuestras caras y con su caballo de peluche, soñará con la playa, con los abuelos y quizás sueñe también con sus paisajes antiguos y con sus otras voces. Sus sueños le pertenecen. Yo solo deseo que nos invite a participar de sus futuros sueños y podamos ayudarle a que se hagan realidad. Eso es lo que queremos. Ese es nuestro nuevo sueño.

Cuando termine de escribir entraré en su cuarto, le observaré, veré que está en paz y después de olerlo un poco me iré a la cama para poder soñar con el resto de nuestra vida con él.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Sevilla en .